MENSAJE DE LA CEPAL


La CEPAL ve en la Constitución de la CDMX una herramienta para alcanzar los Objetivos de las Agenda 2030

En los últimos cincuenta años hemos vivido un profundísimo y extenso proceso de urbanización, lo que ha llevado a la definición de América Latina y El Caribe como la región más urbanizada del mundo, aunque esta es una urbanización profundamente heterogénea y desigual.

La acelerada urbanización latinoamericana condiciona fuertemente la estrategia de implementación de los  objetivos de desarrollo sostenible. El objetivo 11 de la Agenda 2030 de la ONU tiene como propósito “Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”.

En el logro de esta ambiciosa agenda global, las ciudades como la de México están llamadas a jugar un papel de primer orden. En particular las grandes ciudades que cuentan a su vez con grandes economías. La Ciudad de México sola tiene una economía de tamaño similar al de Portugal o Nueva Zelanda.

Una ciudad con una historia tan larga y tan rica, con una economía tan grande y compleja está llamada a pensar también en términos grandes y ambiciosos. Por eso desde la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) vemos con el mayor interés y simpatía el proyecto de Constitución presentado por el Jefe de Gobierno y que actualmente discute para complementar, enriquecer, precisar y corregir la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México.

El borrador de Constitución de la CDMX está firmemente cimentado en la realización creciente y progresiva de los derechos humanos consagrados en la Constitución mexicana y en la carta de las Naciones Unidas, por eso desde la CEPAL damos la bienvenida a los debates que este proyecto de Constitución habrá de generar y ofrecemos nuestra colaboración en todo aquello que la Asamblea Constituyente y las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México consideren en que podemos contribuir.

Si los grandes cronistas mexicanos nos han permitido imaginar la gran Tenochtitlan de hace 500 años, el proyecto de Constitución y sus debates nos permiten imaginar a la gran CDMX del futuro. Una ciudad llamada a continuar siendo un referente para nuestra América Latina.