Conmemoración del 70º Aniversario de la UNESCO


Transcripción del mensaje del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, en el evento conmemorativo del 70º Aniversario de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) el 17 de noviembre de 2015, en la Ciudad de México.

Muy buen día a todos y todas ustedes. Quiero saludar la presencia y agradecer la invitación de la señora Nuria Sanz, directora y representante de la oficina de UNESCO en México.

A nombre de la Ciudad de México, extiendo mi más alto reconocimiento por estos 70 años de la UNESCO, 70 años de pugnar –como ya se dijo aquí— por el desarrollo de las naciones a través de la educación, de la ciencia y de la cultura.

Saludo también a la señora Marcia de Castro, coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas y Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en México.

Saludo a los señores secretarios, subsecretarios y –diría yo— prácticamente al Gabinete en pleno del Gobierno Federal de la Cultura en nuestro país. Muchísimas gracias a todos y cada uno de ustedes por su presencia.

A mi querido amigo, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez. Muchas gracias también por acompañarnos en este importante día.

Quiero saludar de la misma manera a todos y cada uno de los representantes de la comunidad académica, artística, de la sociedad civil y por supuesto, a mis amigos y amigas de los medios de comunicación.

Hoy México está consternado, está dolido, igual que otros muchos países, igual que otras naciones. La nación mexicana está afectada, estos acontecimientos a los que se ha hecho referencia aquí nos dañan a todos y a todas.

La Ciudad de México también resiente, por supuesto, porque siempre son acontecimientos que alteran la paz, que alteran la tranquilidad, el curso de la convivencia de las naciones, de los países, de las ciudades, de las comunidades.

Hoy, nosotros estamos reiterando que somos un país de paz y que por supuesto, somos una ciudad de paz. Hoy queremos alzar la voz una vez más para que se privilegie el diálogo, para que se pueda encontrar la solución a cualquier conflicto existente, a través de los medios pacíficos.

A dejar de lado la práctica de lavar con sangre cualquier afrenta, a dejar de lado la práctica de las armas, de la violencia; me parece que México tiene mucho más que aportar en la cultura, en la educación, en el trabajo permanente de muchos hombres y mujeres comprometidas. Y desde acá reiteramos este llamado.

Asimismo, reiteramos también nuestro mensaje de solidaridad con todos los hermanos de Francia que se vieron afectados –y hermanas—, de París y por supuesto, también con los connacionales que resultaron con estos daños colaterales, daños colaterales que afectan, que dañan por supuesto a todas las naciones, a todos los países.

Hoy estamos conmemorando estos 70 años de la UNESCO, aquí ya se ha hablado, se ha dicho en los pasajes de historia, en los pasajes de los hechos, cómo es importante la relación que se mantiene de nuestro país con este importantísimo organismo internacional.
Es una noble labor la que se realiza.

Es un impulso de iniciativas de trabajo conjunto, que apunta a lo que acabo de comentar, a velar por la paz, al desarrollo integral de los pueblos, a lo que nos llena de orgullo en todos y cada uno de los espacios en donde convivimos.

Es un esfuerzo de naciones, de ciudades, en donde todos nos sumamos, en donde todos vamos a participar.

Ha sido la reconstrucción, la preservación de acervos culturales, de fortalecimiento de modelos que promueven el acceso universal a la educación, de una de las cosas más importantes de la sociedad, que son los niños y las niñas alrededor del mundo.

Como Jefe de Gobierno reitero mi reconocimiento que durante décadas ha brindado la UNESCO, en su trabajo coordinado y conjunto para velar por los tesoros más preciados de esta capital.

Muestra de ello, y de la atención y el trabajo coordinado que se ha mantenido históricamente, es que tenemos sitios Patrimonio de la Humanidad, que orgullosamente tiene la Ciudad de México como lo es: el Centro Histórico, como lo es Xochimilco, como es la Casa de Luis Barragán, el Campus Central de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Nuestra relación cada vez más se vuelve estrecha, se vuelve permanente. Es una ciudad que fue designada desde 1967, como sede de la oficina nacional de la organización, en donde se promueven los proyectos más diversos.

Ya escuchamos acá, de la cultura a la naturaleza, a las artes, a todo lo que implica la creatividad de la humanidad, desde las épocas del ilustre Jaime Torres Bodet -aquí citado y reseñado- en donde se ha mostrado que este es el camino a seguir: la educación.

Nosotros reiteramos que la apuesta de los países, de México, de la Ciudad de México, está por la educación. Una educación capaz de articular diálogo, de articular las posiciones más divergentes, de encontrar desarrollo científico, desarrollo tecnológico, una educación que permita a la sociedad aprender del pasado para estar lista ante los retos del presente y del futuro.

Aquí está la clave de la ciudad y por eso nosotros estamos apostando por lo que se ha denominado como el aprendizaje. La ciudad forma parte ya de esta Red de Ciudades del Aprendizaje.

Hoy quiero reiterar mi gratitud a Nuria, porque ha sido una pieza clave para que la Ciudad de México pueda estar hoy en estas ciudades, formando parte de las Ciudades del Aprendizaje y encabezando la presidencia.

Ahora vamos a participar también y lo vamos a hacer con toda decisión y con mucho gusto en esta convocatoria de la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO, sabemos que hay otras ciudades de México que estarán participando como Ensenada, como San Cristobal de las Casas, como Puebla, como Guadalajara. A todas ellas, mucho éxito, mis mejores deseos para que resulten triunfadores.

Nosotros vamos a participar con toda decisión, estaremos pendientes. En el momento que se tenga la convocatoria y resultados, vamos a estar muy atentos. Esta conmemoración de los 70 años de UNESCO nos refrenda en el compromiso.

Hoy debemos de trabajar todos juntos, debemos de seguir aportando, debemos de seguir sumando tareas, sumando esfuerzos. Me parece que el reto es amplio, pero la suma y la capacidad de todos nosotros es mucho mayor.

Yo quiero reiterar mi reconocimiento a toda la comunidad cultural del mundo, de México, de la Ciudad de México; a los hombres y mujeres que nos han permitido preservar, conservar y crear Patrimonio Cultural a lo largo de todos los años de nuestra historia. Muchas gracias y gracias por su participación permanente, son pieza clave en la tarea de las ciudades, en la construcción de los lazos de armonía, esto es más fuerte.

Yo estoy seguro que los lazos de paz y armonía son mucho más fuertes que los lazos que buscan la destrucción y que buscan la afectación de las vidas humanas.

Por ello, nuestro reconocimiento a la UNESCO, a sus directivos, a sus trabajos, a la representación en México, a todo lo que se ha logrado. Es una suma de esfuerzos de la cual hoy nos podemos sentir orgullosas y orgullosos en esta capital, donde tenemos el encuentro.

Mensaje de aquí para el mundo, que viva la paz. Y vamos a propugnar por la paz, la paz mundial, porque se encuentre la solución pacífica a los conflictos. Esa es la tarea.

Mensaje de paz desde la ciudad con toda la comunidad cultural. Muchas gracias, buen día, que la pasen muy bien.

OTROS EVENTOS

Visita oficial de Delegación de Nagoya, Japón a la CDMX
12-08-2015